Archivo mensual: mayo 2012

Otra manera de generar riqueza: la empresa social según Muhammad Yunus

El defecto principal de la teoría del capitalismo es que se basa en la idea de que la persona que se dedica a los negocios tiene como único objetivo maximizar los beneficios. Este planteamiento anula todas las demás dimensiones del ser humano, por definición, multidimensional y capaz de dedicarse a muchas actividades con distintas finalidades. Esta teoría concluye que el resultado óptimo para la sociedad se dará cuando se dé rienda suelta a la búsqueda individual del egoísmo. Así, la teoría del capitalismo percibe a los empresarios como personas egoístas. Sin embargo, una persona puede ser egoísta y desinteresada respecto a diferentes aspectos de su vida: político, medioambiental, sociales, emocionales, etc. Empezar a entender la multidimensionalidad de los seres humanos y crear una teoría económica basada en ello genera dos tipos de negocios:

  1. Empresa centrada en el máximo beneficio personal.
  2. Empresa en beneficio de los demás: empresa social.

Fragmento de la portada del último libro del economista Mohammad Yunus: “Las empresas sociales. Una nueva dimensión del capitalismo para atender las necesidades más acuciantes de la humanidad”

¿Qué es una empresa social?

Una empresa social es una nueva forma de negocio. Es una aplicación directa de las estructuras empresariales para resolver un problema social. Los beneficios pueden reinvertirse o destinarse a las personas afectadas por el problema social, ayudando así a aliviar la situación. Pero entonces, ¿qué diferencia hay entre empresa social y una cooperativa, ONG, emprendimiento social…? Básicamente, le caracteriza el uso de la estructura de negocio a una finalidad social en beneficio de personas con problemas sociales, pero por si quedan dudas:

  • Emprendimiento social: iniciativa personal (el famoso emprendedor) que puede tener los mismos objetivos que la empresa social pero diferente estructura empresarial.
  • Fundación: entidad sin ánimo de lucro que se sostiene gracias a donantes y no tiene un propietario concreto. No genera autonomía con sus beneficios.
  • ONG: organización sin ánimo de lucro que no participa de manera activa en la  producción de riqueza, por lo que gasta muchos esfuerzo en conseguir fondos.
  • Sociedades Laborales: sociedad parecida a SL o SA, pero en la que los trabajadores participan de manera equitativa en el negocio. Sin embargo, la finalidad no tiene porqué ser social.
  • Cooperativa: organización en la que la estructura de negocio se ajusta a la de la empresa social pero los objetivos no tienen porqué estar encaminados a solucionar un problema social.
  • Cooperativa de Iniciativa Social: es una clasificación dentro de las cooperativas. La estructura de negocio también es muy parecida a la de la empresa social, además de enfocar los objetivos a una dimensión social. Sin embargo,  la ley restringe mucho la iniciativa social dado que no permite innovar en los objetivos. Además,  reduce la actividad ya que estas cooperativas no tienen que tener ánimo de lucro.

Una mujer india gestiona su dinero en Grameen Bank, la primera iniciativa de Muhammad Yunus, considerado el creador del microcrédito. Fuente: So West I’m East

Entonces, a nivel legal, ¿cuáles son las opciones de una empresa social? Desgraciadamente, en nuestros sistemas legales y normativos no existe ninguna opción que contemple la empresa social como tal. No se reconoce una categoría intermedia entre la empresa que maximiza beneficios y la ONG. Lo más parecido en España son las Cooperativas de Iniciativa Social pero, como hemos comentado antes, las actividades por las que una cooperativa se incluye en esa clasificación no permite  innovar en la manera de utilizar los beneficios, más allá de la redistribución entre sus miembros.

Las posibilidades que nos ofrece la legislación actual no permite crear una empresa social tal y como la entiende el premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus. Por eso, lo que nos recomienda es generar una estructura alternativa. Nos sugiere aprender iniciativas como las CIC (Compañía de Interés Comunitario, Reino Unido), la L3C (Estados Unidos) y la sociedad B (promovido por Jay Coen Gilbert), animarnos y unirnos con expertos gubernamentales, legalistas y legislativos para generar una categoría para empresa social. ¡Hala! ¡Ya tenemos una idea de empresa social!

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Emprendimiento Social

Una experiencia vale más que mil palabras: Témoignages de l’autre côtè

Estrella Sendra es una joven directora de documentales. Su primer proyecto se titula Témoignages de l’autre côté (Testimonios del otro lado), en el que inmigrantes de Senegal en España cuentan su experiencia. El objetivo es mostrar a la realidad a la que se enfrentan los migrantes cuando vienen a España. Sin duda, es un buen ejemplo de emprendimiento y práctica de comunicación para el desarrollo. Ha obtenido varios premios y participado en numerosos congresos. La secuela del proyecto es una realidad: durante este verano viajará a Senegal para grabarla. Esta entrevista no tiene desperdicio:

¿Qué es para ti la comunicación?

Más bien, “cuándo” podemos hablar de “comunicación”… Recuerdo que cuando era más jovencita, en ese afán de la educación por hacer memorizar definiciones, desaconsejaban empezar por “es cuando…” Ahora, estudiando un máster de comunicación crítica y estudios culturales, la referencia continua es Goodman en su ensayo “When is Art?” en lugar de “What is art?” ¿Quién decide las definiciones y cuándo? Yo entiendo la comunicación como un proceso que sucede en un momento preciso, más o menos inesperado, en el que varias personas comparten un contenido, previamente “desconocido” para una de las dos partes. Y digo “desconocido” porque, dicho contenido, recontextualizado en ese momento de intercambio concreto, adquiere un aspecto novedoso que, desde entonces, podrá irse enriqueciendo –o tal vez, ir perdiendo sentido o relevancia- en futuras comunicaciones.

¿Cómo has aplicado esa definición a tu proyecto?

El proyecto documental ha estado, desde el principio, muy ligado a un sentimiento de frustración con la información. Me interesaba informar de la experiencia de la inmigración escuchando, en lugar de hablando. Por eso, el documental Témoignages de l’autre côté no tiene voz over que explique o contextualice. El orden de lo que se cuenta sólo está marcado por la edición, que estructuré en bloques temáticos, más o menos, para facilitar la comprensión de los contenidos. Los que hablan, los que hacen una especie de debate en distintos espacios, son los inmigrantes senegaleses que están en España. De esta manera, intentaba establecer una comunicación en la que se hablara de inmigración de otra forma, crítica con la de los medios de comunicación convencionales. Faltan tantos términos, tantas representaciones… ¿Son los inmigrantes de verdad solo números, bultos que llegan en pateras, “ansiosos” por quitar trabajo e “incordiar” a los españoles? Esto es una exageración de la representación de los inmigrantes en los medios, pero, en cierto modo, no se aleja demasiado de la norma. De todas formas, creo que el documental habla a muchos niveles y que es crítico también con los que nos creemos no racistas ni simplistas. Esta fue una de esas sorpresas que rinde siempre el género documental. Creo que gana con todo lo que no esperábamos encontrar, todo lo incalculado y considero que esta “apertura” y flexibilidad es clave a la hora no sólo de entender la comunicación sino de llevarla a cabo. 

¿Cómo surgió la idea?

Después de haber iniciado investigaciones en la representación del continente africano en varias publicaciones, tanto españolas como senegalesas. Los resultados eran bastante preocupantes. Entonces estudiaba periodismo y comunicación audiovisual en la Universidad de Sevilla. Como me gusta mucho el género documental, tenía ganas de contribuir a la comunicación multicultural desde este género. Estaba vinculada a un proyecto de cooperación que iniciamos en Senegal, con una organización que conocí durante mis investigaciones sobre prensa y surgió esta oportunidad de hacer un documental sobre la inmigración en España. Al hablar con personas que han emigrado, era y es normal decir que les empujó un afán por ir a otro país en busca de un futuro mejor, tal como lo pintaban los medios de comunicación. Sin embargo, también decían, y dicen, que una vez aquí, se sentían y sienten engañados. Así que la idea era que los propios inmigrantes hiciesen un balance público de su experiencia y que el documental se proyectase en Senegal, para que la gente de allí escuchara también ese otro discurso… Esto que parecía un sueño o pensamiento idealista ha sido posible. Estamos contentísimos, el 12 de julio habrá una proyección del documental en el Aula Cervantes de Dakar.

Presentación del documental en el congreso Imagen y Sociedad. Foto: m2ediciones

¿A qué público va dirigido?

Buena pregunta. No tengo una respuesta correcta… Mi idea es que se vea entre los senegaleses, para que tengan la oportunidad de escuchar información crítica sobre la inmigración en España. Critica a muchos niveles, con los españoles, pero también con los senegaleses y entre estos y aquellos, también de distintos modos. Pero es un documental que también me gustaría que se viera en el resto del mundo, en concreto, en los países europeos,  donde tantos africanos emigran. Creo que también es importante que se vea entre estudiantes de periodismo y comunicación, para que vean que el periodismo no está basado sólo en el “copieteo original de teletipos” y que muchas veces, no se puede escribir respondiendo a una pirámide de “qs” porque la realidad es mucho más compleja… Estamos distribuyéndolo en festivales de cine documental y social, y cine africano, con la idea de ver otros modos de “resolver” la información sobre o con África.

¿Qué criterio has seguido para elegir a los entrevistados?

El acceso. Me he puesto en contacto con muchos senegaleses a través de amigos con conocidos senegaleses y a través de organizaciones que trabajasen con ellos. En ningún momento se ha entrevistado a nadie que no estuviera muy convencido con la idea. Ha sido muy difícil el encuentro de voces, porque entre los senegaleses había mucha desconfianza con la información. Lo más reconfortante es que tras ver el resultado, han salido cientos de candidatos para participar en futuros proyectos. Una vez conseguido el acceso, cada persona se convirtió en una especie de personaje y pronto vimos que ellos solos iban estructurando poco a poco el documental. La entrevista con Mariama nos cautivó, una mujer con unas ideas tan fuertes, tan claras y bien argumentadas… Había de convertirse en la experta del documental, la que fuese marcando los bloques temáticos del debate audiovisual en el que participaban tantas otras voces, como las de los Assane.

Fotograma del documental. Assane Niang

¿Cuál es el reto final que te supone este proyecto?

¿Final? Ojalá no haya final. Queremos hacer una segunda parte del documental desde Senegal. Tal vez arranquemos con la proyección del documental en Dakar. Lo ideal sería que esto fuera el comienzo de una red de comunicación con Senegal.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido mientras desarrollabas el proyecto?

Me he llevado varias sorpresas. Me ha gustado mucho el equipo con el que he trabajado, en especial la incorporación de Ida en el proyecto, una chica danesa brillantísima. Pero yo diría que lo que más me ha sorprendido es comprobar la importancia del respeto de la mirada de la cámara. Sólo así se ha conseguido este resultado. Teníamos pensadas otras escenas, con más acción, pero los senegaleses preferían mostrar hablando, no “haciendo”. Es decir, no hay muchas imágenes de venta ambulante desde cerca, ni de situaciones difíciles. Creo que estos “silencios” dicen mucho. Todo lo que no está informa casi tanto o más que lo que sí está. Me ha sorprendido también la acogida del documental entre los senegaleses, para mí ése era el mayor reto.

¿Y qué es lo que más te sorprendió del resultado y de la repercusión?

Me sorprendió mucho la acogida del documental en la primera proyección privada que hicimos con la gente de la Casa de Acogida. Tras la proyección, hubo un debate de una hora aproximadamente, en el que los senegaleses siguieron contando más y más experiencias. Fue interesantísimo. Además, me encantó que ellos mismos veían que el documental pedía una segunda parte a gritos, desde Senegal, y que era importante que se proyectase allí. Luego ha sido muy bien recibido en un par de congresos en la Facultad de comunicación de Sevilla. Los protagonistas participaron en la mesa redonda y la gente del público se lanzó a hacer preguntas. A esa proyección vino Ignacio Samper, el director de la oficina del Parlamento Europeo en España, porque, también para nuestra grata sorpresa, hemos ganado a nivel nacional el Premio Europeo Carlomagno de la Juventud. Ahora el 15 de mayo sabremos los resultados finales en una ceremonia que se celebra en Aquisgrán. ¡A ver si hay suerte!

Ahora que ya sabes la reacción del público general, ¿qué objetivos te propones para la secuela?

Me encantaría que tras la proyección en Dakar, la gente se animase a participar en la grabación de la segunda parte y que luego, ese fuera el principio de un intercambio de contenidos audiovisuales entre los españoles y los senegaleses.

Si quieres saber más sobre el documental suscríbete a su blog

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento Social, Entrevistas, INVentaria de Cine

Advertencia: el uso reiterado de una comunicación adecuada puede generar cambio social

En todos los lugares del mundo debe estar garantizado el acceso a información para promover la autonomía de las personas.

Hemos definido la Comunicación Social como la disciplina que pone en relación los cambios sociales con los cambios comunicativos. Dentro de ésta existen múltiples subdisciplinas que, manteniendo esta idea básica, se diferencian en función de sus fundamentos y aplicaciones. Una de las más extendidas y antiguas es la Comunicación para el Desarrollo o Comunicación para el Cambio Social.

La idea que guía a la Comunicación para el Desarrollo es el uso de la comunicación para producir un cambio social que mejore las condiciones de vida de un grupo de personas, sobre todo, pertenecientes a países “en vías de desarrollo”. Claro está que, las acciones que surjan dentro de la propia disciplina dependen de la definición de “comunicación” y de “desarrollo”. Como ejemplo, proponemos las dos diferentes Comunicaciones para el Desarrollo que surgieron en los años 60 del siglo XX:

  • Desde EEUU se promovió ayuda al desarrollo usando la comunicación como una modernización tecnológica de los medios, siguiendo el modelo de los países desarrollados.  El desarrollo era pensado como lineal y creciente y se basaba en el progreso económico. La comunicación se identificó con el Marketing, que pretendía imponer las formas de comunicar de las sociedades “avanzadas” hacia las “atrasadas” (entiéndase las comillas que ponemos Inventaria).
  • Desde Latinoamérica, esta Comunicación para el Desarrollo se enfocó al fomento de la autonomía  de los grupos en situación de dependencia por la actividad colonizadora de los países desarrollados. La Comunicación se entiende como un diálogo participativo de los ciudadanos y comunidades para mejorar su situación.

Creemos que es la segunda corriente la que de verdad genera cambios hacia la autonomía de los individuos, sin que se generen más procesos de dependencia entre el que comunica y el que recibe la información: los papeles no están asignados, el proceso comunicativo es un diálogo.

Para evitar las connotaciones negativas del concepto de desarrollo como un concepto ligado al progreso tecnológico y económico, hoy en día se habla más de Comunicación para el Cambio Social que de Comunicación para el Desarrollo.

Como se habrá podido notar, esta disciplina es fundamentalmente aplicada: se obtienen datos de la práctica para la investigación pero, además, se traspasan los conocimientos académicos a la práctica. Por esto, lo mejor es ver mediante un ejemplo concreto a qué nos referimos por Comunicación para el Cambio Social.

Es indispensable destacar como ejemplo las radios comunitarias que surgieron en los años 70 en América Latina. La idea era no sólo mostrar la realidad de los pueblos oprimidos, sino darles a estos pueblos la posibilidad de expresarse mediante el uso de herramientas de comunicación. Es decir, permite la elaboración de mensajes desde su conocimiento del mundo a la vez que extienden su punto de vista más allá de su grupo cultural. Sin embargo, la consecuencia más importante de esta iniciativa es la valoración de la propia cultura (normalmente infravalorada por el grupo mayoritario) a través de la construcción simbólica de la comunidad. Estaría directamente relacionado no sólo con el “Hazlo tu mismo si no con el “Hazlo tu mismo y como quieras”.

A estas primeras iniciativas les han seguido muchas otras.  De ahí que  con el objetivo de promover la democratización de las radios se creara en el año 1983 la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC).

Es el caso de América Latina y el Caribe, donde las radios comunitarias han tenido un papel fundamental para favorecer la libertad de expresión y el desarrollo sostenible de los miles de pueblos de la región. Esta asociación ha llevado a cabo un gran número de proyectos, como el programa Cara y Señal, el programa Ritmo Sur o el programa Ciudadanía Ambiental Global. Por su parte, en España existe la Red de Medios Comunitarios que defiende los derechos de los medios de comunicación del Tercer Sector.

Hemos encontrado esta información en….

BARRANQUERO, A. y SÁEZ, C (  ): “Comunicación alternativa y comunicación para el cambio social democrático: sujetos y objetos invisibles en la enseñanza de las teorías de la comunicación”

BELTRÁN, L. R (2005): “La comunicación para el desarrollo en Latinoamérica: un encuentro de medio siglo”. Disponible en http://www.infoamerica.org/teoria_textos/lrb_com_desarrollo.pdf

5 comentarios

Archivado bajo Comunicación Social

La necesidad de profesionalizar la comunicación en las ENL

El Tercer Sector, constituido por las organizaciones sin ánimo de lucro, se adentró con fuerza en la sociedad española a finales del siglo XX. Ante la cada vez más clara crisis del estado de bienestar causada por los progresivos (o drásticos) recortes, el Estado no hace frente a toda la demanda social por lo que surge un modelo alternativo y liberal de gestión de servicios especializados en estos sectores, que da lugar a la proliferación de un gran número de Entidades No Lucrativas (ENL) (Barranco)

Hasta el momento, el modelo de funcionamiento que ha primado en el sector no lucrativo, ha consistido en el ingreso de fondos por parte de la administración pública o de los donantes particulares (ciudadanos cada vez más comprometidos) para llevar a cabo su objeto social. Este modelo ha comenzado a tambalearse con la situación de crisis económica en la que estamos inmersos.

A la participación del ciudadano, poco a poco, se han unido algunas empresas, que buscando una mejor imagen en el mercado, se asocian con ENL o apoyan determinados proyectos sociales mediante acciones de Responsabilidad Social Corporativa.

Todo este clima de cambio hace que las ENL tengan que enfrentarse a nuevos retos de organización y gestión. La recombinación de las fuentes de financiación hace que las exigencias comunicativas de las ENL se transformen, por lo que su gestión ha de ser llevada por especialistas en un doble sentido: no sólo han de conocer de forma profesional las herramientas y estrategias de comunicación, sino que, además, han de ser especialistas en el sector social.

El sueño de todo comunicador

La gestión de la Comunicación ha de ser profesional ya que:

  • La comunicación de las ENL es específica y diferente a la de una empresa, tanto dentro como fuera  de la organización. Ha de ser una Comunicación Social.
  • Hay que adaptarse al ritmo de producción de los medios de comunicación, pero sin perder la identidad. No es necesario, ni siquiera prudente, construir mensajes pensando en lo que creemos que los medios de comunicación esperan de nosotros. Lo realmente necesario es conocer el funcionamiento de los mismos, hablar en su mismo lenguaje, pero sin desvirtuar el discurso de la ENL.
  • Las ENL no son empresas, no deben autopromocionarse ni persuadir a sus públicos: “En el caso del Tercer Sector el centro del mensaje no debería ser la propia entidad (fin secundario) sino la misión de la entidad, no sólo porque el objetivo en sí mismo tiene un gran interés periodístico sino porque, además, el principal fin de las entidades del Tercer Sector no es en principio el reproducirse a sí mismas sino el crear un determinado cambio, actitud, valor o situación en la sociedad”. (García Orosa)
  • Aunque los medios de comunicación generalista siguen teniendo fuerza tanto como soporte publicitario e informativo como creadores de opinión pública, creemos que los medios y herramientas que ofrecen las Nuevas Tecnologías de la Información, con la web 2.0 como estandarte, pueden y deben ser utilizados para informar sobre la actividad de la entidad y para crear debate y reflexión en los públicos objetivo.

Buscar su propia identidad comunicativa puede ayudar a las entidades del Tercer Sector en un momento de crisis económica como el actual, consiguiendo que éstas salgan a flote por sí mismas.

6 comentarios

Archivado bajo Comunicación Social, Tercer Sector

“Naming”: cómo Inventaria encontró su nombre

“Naming” es el arte de poner nombre a las cosas. Hay gente que lo lleva en su naturaleza, al resto de las personas nos cuesta un poco más y nos vemos obligados a utilizar métodos para encontrar el nombre apropiado.

En el caso de Inventaria, nos dedicamos a poner nombres a entidades no lucrativas (ENL), asociaciones, proyectos, campañas… Se trata de llamar de manera coherente a las cosas. Coherente con los valores, con lo que es el proyecto, los objetivos, con el público, con los socios con los que se coordinan (si los hay) y con otros muchos factores más a tener en cuenta.

Pero ¿por qué es tan importante el nombre de algo? En este sentido, podemos comenzar una discusión infinita entre la importancia del contenido frente a la forma y viceversa. Sin embargo, lo que realmente intentamos perseguir en Inventaria es que el nombre sea un reflejo de lo que es a lo que le ponemos nombre (valga la redundancia).

Para hacerlo un poco más práctico, en este post vamos a contar el proceso que seguimos las que formamos Inventaria para elegir un nombre: que hablara sobre nosotras, que fuera llamativo, distinto a los demás y, lo más importante, que las tres nos sintiéramos cómodas e identificadas con éste. Sin duda, una hazaña digna de contar.

…y cuando parecía que ya habíamos escudriñado al máximo nuestro cerebro…

ADVERTENCIA:

 – En ningún momento se van a especificar los nombres que barajamos –

– Como en todo: “en casa del herrero, cuchara de palo”-

Lo que para nosotras fue una odisea, en una semana elegimos el nombre más bonito del mundo para nuestro primer cliente:

INCLUDES (Inclusión para el Desarrollo).

En primer lugar, de manera inconsciente, hicimos un “brain storming” (la manera moderna de decir lluvia de ideas). Así que nos reunimos las tres para decir todo lo que se nos pasara por la cabeza. Y todo significa todo. En esas primeras sesiones utilizamos libros, diccionarios de la Real Academia Española, un manual de gramática, inspiración divina, Scrabble y llamadas incesantes a familiares y amigos que nos ayudaban a pensar.

Una vez que dimos por terminada la primera etapa, decidimos hacer una criba y elegir las finalistas. Las propuestas eran tan variadas que fue una tarea muy complicada. Para reafirmarnos a nosotras mismas sobre los nombres “elegidos”, mandamos un mail a los más cercanos con una encuesta en la que tenían que elegir un nombre de entre tres opciones, con la posibilidad de hacer comentarios. Los resultados fueron tremendos. A nadie les gustaba nuestras propuestas. Y nadie significa nadie.

Y cuando parecía que ya habíamos escudriñado al máximo nuestro cerebro, apareció una genial idea: nuestra comunicación es inventiva, tenemos creatividad en las maneras de comunicar, inventamos nuevas formas de comunicación, hacemos inventario de soluciones: ¡Inventa…ria! Y por fin las tres coincidimos.

Y colorín colorado, este nombre se ha elegido.

A continuación se muestra la presión tan extrema que se puede sentir al buscar nombre, pobre Bastian (a partir del minuto 3:40):

2 comentarios

Archivado bajo Nuestros proyectos, Trucos y consejos de Comunicación