Archivo mensual: junio 2012

Redes Sociales: el perfecto aliado de las ENL

Las redes sociales son un importante aliado para las Entidades No Lucrativas (ONG, asociaciones, fundaciones…). Son un medio de transmisión e interacción barato y efectivo, mucho más que las técnicas comunicativas utilizadas hasta el momento (publicidad, ruedas de prensa, etc.). El poder de convocatoria, la inmediatez y la cercanía son algunas de las características que convierten a las redes sociales en una herramienta fundamental para las ENL.

Aunque la mayoría de Entidades No Lucrativas (ENL) conocen y utilizan las redes sociales para informar sobre su actividad, todavía, si echamos un vistazo en Internet, percibimos que algunas entidades, sobre todo las más pequeñas,  no cuentan con perfiles en las dos redes sociales más utilizadas por la sociedad, Facebook y Twitter. Otras muchas, aún teniendo presencia en estas dos comunidades, no saben aprovechar sus características para impulsar su actividad. ¿A qué se debe esto?, ¿falta de conocimiento sobre la materia?, ¿poca capacidad operativa debido a las restricciones económicas? o simplemente, ¿todavía no se han planteado en serio la importancia de estar presentes en redes sociales?

Aunque el uso que puede hacer una empresa de las redes sociales no parece diferir mucho del que realiza una ENL, creemos que en el segundo caso es algo más importante. ¿Por qué? Pues porque son una fuente de transmisión, información y convocatoria efectiva; porque son una base de datos detallada sobre el público objetivo; porque son un espacio barato de intercambio de conocimiento; y porque transciende las fronteras geográficas y sociales.

Por la importancia de todas estas características, animamos a toda entidad a utilizar las redes sociales teniendo en cuenta una serie de pasos:

  1. Estrategia y planificación: desde Inventaria insistimos en la importancia de la investigación y la estrategia comunicativa. En el caso de las redes sociales la planificación no es menos importante, por lo que antes de comenzar con cualquier acción 2.0 se deberá generar una estrategia de marketing online en la que se establezcan los objetivos, los pasos a seguir, el protocolo de crisis, etc.
  2. Utilizar un lenguaje claro, cercano e informal (pero nunca incorrecto). 
  3.  Escuchar e interactuar: es la forma más efectiva para conocer lo que la gente piensa y siente. De este modo, también se pueden detectar necesidades reales de nuestra comunidad, lo que se traduce en un fortalecimiento de la cohesión social.
  4. Compartir experiencias propias y ajenas: no sólo debemos hablar de nosotros mismos, también debemos generar una comunicación de apoyo mutuo entre entidades. Las ENL deben asociarse puesto que los objetivos que persiguen suelen ser muy similares. ¡La unión hace la fuerza!
  5. Creatividad aplicada: publicar links acompañados de textos de calidad, usar material multimedia, crear campañas 2.0, informar sobre las campañas y sobre sus resultados, hacer encuestas online…Son muchas las herramientas que ofrecen las redes sociales para generar contenidos creativos.
  6. Involucrar a los trabajadores y voluntarios en el uso de redes sociales: ellos son quienes mejor conocen la entidad. Son portavoces de su filosofía.
  7. Movilizar a la sociedad: los mensajes transmitidos a través de redes sociales llegan directamente a los públicos, sin intermediarios. Los seguidores sienten como propias las causas sociales de la entidad, siendo más fácil la participación en campañas y llamamientos.

No obstante, aunque éstas son algunas de las claves fundamentales en el uso de redes sociales, todavía muchas entidades caen en errores imperdonables…

  1. No rellenar sus perfiles: se debe rellenar toda la información del perfil sobre la entidad. Esto genera transparencia y confianza.
  2. Compartir enlaces sin un contenido adicional de calidad: no sólo basta con compartir, también hay que ofrecer más información sobre dicho enlace, por ejemplo, sobre lo que opina la organización.
  3. No contestar a los comentarios: la gente no perdona sentirse ignorada, si han hecho el esfuerzo de comentar alguno de los post publicados, la entidad debe contestar y agradecer los comentarios con respeto e interés.
  4. Hablar sólo de ellos mismos: al principio puede que funcione, pero con el tiempo la comunidad se cansará de leer y ver siempre lo maravillosos que somos y lo poco que hacemos por aliarnos con otros para conseguir nuestros objetivos. No hay que olvidar que una ENL busca el cambio social

¿No es agradable aprender conocimientos y aplicarlos?

Creemos que la capacidad de movilizar a la sociedad y conseguir su participación por medio de las redes sociales es la característica que convierte a estas herramientas en el mejor y más efectivo aliado de las ENL. Lo que más diferencia a las empresas de las ENL en el uso de redes sociales es que las primeras se dirigen a los consumidores, mientras que las segundas se dirigen a la sociedad para conseguir una reacción en la misma, es decir, una concienciación y movilización sobre determinados temas. En este sentido, las redes sociales son la ventana más transparente para acercarse a la sociedad.

9 comentarios

Archivado bajo Trucos y consejos de Comunicación

La Responsabilidad Social de las Empresas en tiempos difíciles

Las compañías que creen en la RSC deberían luchar por ser buenos ciudadanos colectivos, ayudando a hacer del mundo un lugar mejor mediante sus políticas, procedimientos y prácticas.

En estos últimos años de bonanza económica, muchas empresas han destinado parte de sus ganancias a actividades en beneficio de la sociedad; esto es lo que se conoce como responsabilidad social corporativa (RSC) o responsabilidad social empresarial (RSE). Ahora, con la crisis económica cada vez más intensa, nos preguntamos qué ocurrirá con la RSC de las empresas. ¿Seguirán manteniendo estas actividades?

La RSC o RSE es una aportación económica por parte de las empresas que contribuye a la mejora social, económica y ambiental de la sociedad en la que opera, pero cuyo objetivo principal es aportar un valor añadido a la compañía, es decir, crear una imagen positiva ante su público objetivo para que, directa o indirectamente, consiga aumentar sus beneficios.

Según Muhammad Yunus, los principios básicos de la responsabilidad que todos los negocios deberían cumplir son:

  1. Que el negocio no ponga en peligro la vida de nadie, es decir, realizar productos y servicios seguros a la hora de utilizarlos y que no contaminen el medio ambiente.
  2. Contribuir a que el planeta sea un sitio más seguro de lo que ha sido sin la existencia de dicho negocio: ¡no basta con no contaminar, también ayuda a limpiar!
  3. Que el negocio se esfuerce por apoyar el bienestar de la sociedad a nivel local, nacional y mundial.

Bajo el presente marco económico, cualquier empresa que ante todo busque aumentar sus beneficios, tiende a diseñar primero los objetivos económicos de la misma para después, en el caso de que así lo decida, añadir un elemento de preocupación social a su actividad. De este modo, la línea general de RSC que llevan a cabo la mayoría de empresas hoy en día sirve para mejorar la situación de vida de un amplio grupo de personas, pero sobre todo para mejorar la imagen de la empresa ante los consumidores. De ahí que la RSC de estas empresas suela pertenecer a un departamento independiente (por ejemplo, relaciones institucionales o Marketing) y no esté integrada en la base misma de la compañía, en su filosofía.

Fondo Colabora Ikea III Edición

A pesar de la doble moral que utilizan muchas empresas en el ámbito de la RSC, existen muchas otras que tienen muy presente la RSC e intentan que su actividad sea coherente con sus consideraciones sociales. Evidentemente, la primacía hacia la orientación de aumentar beneficios económicos que tienen ambos tipos de empresas merma la contribución a causas sociales. Sin embargo, es mucho más coherente que la RSC atraviese toda la actividad empresarial que la opción de limitarla a un departamento concreto.

Como hemos señalado, la RSC de una empresa está estrechamente vinculada a la imagen, ya que las actividades sociales que se llevan a cabo crean en las empresas una imagen de buen vecino o buen ciudadano. Esto genera confianza y empatía del cliente hacia la compañía. Pero, ¿es legítimo utilizar acciones sociales para generar buena imagen de la empresa? ¿Qué hay de aquellas que, por ejemplo, mientras llevan a cabo un proyecto social para fomentar un trabajo digno importan productos sin cuidar las condiciones de trabajo de los que los fabrican?

Fondo Colabora Ikea VII Edición

Este puede ser un debate controvertido ya que hay opiniones que argumentan que lo importante es lo que se consigue gracias a dichas actividades sociales; al igual que hay otras que entienden que ambas actuaciones no son compatibles entre sí y que no es una manera legítima de conseguir mejoras sociales.  Sin embardo, si las organizaciones entendieran la RSC como la actividad empresarial responsable, no haría falta entrar en esta discusión. Pero claro, quizás en este caso estaríamos hablando de otro tipo de empresas

Pero, ¿qué pasa ahora que atravesamos por una crisis económica a nivel mundial? Nos encontramos ante un momento crítico para aquellas compañías que han generado y difundido sus actividades de RSC. Probablemente la crisis económica también ha afectado a muchas de estas empresas, pero ésta no debe ser una excusa para no ser coherentes con las actividades sociales que han reforzado durante los años de crecimiento económico. Por tanto, no deberían recortar de manera drástica el presupuesto destinado a acción social, puesto que esto nos podría hacer pensar que se ha actuado de manera oportunista y que la RSC ha sido utilizada únicamente como una estrategia de Marketing.

2 comentarios

Archivado bajo Tercer Sector

De Jane Elliot al Street Marketing

En un experimento  realizado por la profesora Jane Elliot, quien dividió a su clase en función del color de sus ojos, dijo a sus alumnos: “los que tenéis los ojos azules sois más inteligentes que los que tenéis los ojos marrones”. La profesora, a su vez cambió su comportamiento, ignorando a los niños de los ojos marrones y ensalzando a los niños de ojos azules. Tras esto, los alumnos, que no habían tenido diferencias en su rendimiento académico según el color de sus ojos, empezaron a actuar en función de lo que la profesora les dijo. Los niños de ojos marrones, empezaron a tener peores notas y viceversa.

A este fenómeno se le llama Profecía Autocumplida  o Efecto Pigmalión. Sin embargo, este hecho se descubrió de forma colateral. Lo que en realidad quiso la profesora es enseñar las nociones de “tolerancia” y “discriminación” de una forma encarnada, mediante el enfoque Socioafectivo. Es decir, hacerles pasar por esta experiencia para generar un aprendizaje significativo. O, dicho de otra forma, sensibilizar hacia un hecho.

Esto mismo, hacer experimentar a las personas algo para que se acerquen a una idea, para que la recuerden y comprendan, es la que subyace a ciertas formas de Street Marketing, como el Marketing de Guerrilla. El Street Marketing es una forma de publicidad separada de los soportes tradicionales (medios de comunicación) y realizada en medios urbanos, con la intención de que la relación con el público sea más directa y genere más impacto.

Pueden ser de varios tipos y en función de muchas clasificaciones. Inventaria diferencia entre dos tipos de intervenciones urbanas en función de los elementos que interactúan:

  • Performances: un grupo de personas realizan una actuación en el espacio público para llamar la atención sobre algo, interactuando o no con las personas de alrededor. Bien conocidas son las performances de los grupos defensores de los animales en las que estos se cubren de pintura roja desnudos para denunciar el uso de pieles de animales como ropa. Pero hay muchos otros ejemplos que, siendo menos agresivos y tirando hacia el humor pueden conseguir sus objetivos, como este o este  

  •  Intervenciones materiales: en este caso, no es necesaria la presencia de personas realizando una actuación pública, si no que mediante el juego con el mobiliario urbano y con los materiales del espacio público se pretende llamar la atención sobre algo. A diferencia del tipo anterior de Street Marketing, en este caso no se cuenta con la capacidad de llamar la atención de un grupo de personas “haciendo algo fuera de lo común”, por lo que hay que generar interés y atención de otra forma. Aunque el ejemplo más conocido son ciertos Graffitis, sin embargo creemos que la mejor forma de que funcione este tipo de actuaciones es jugar con algo ya existente en la calle y darle otro uso o significado, como hace la siguiente acción: 

A pesar de que este tipo de marketing es bastante utilizado por empresas grandes  este tipo de acciones comunicativas son tremendamente interesantes para organizaciones sin ánimo de lucro dado que pueden ser muy baratas. ¿Qué medios se necesitan? Normalmente, mucha mucha creatividad.

Pero, además de creatividad, habría que tener en cuenta otro elemento que influye notablemente: para que las intervenciones tengan éxito se necesita generar interés  pero, sobre todo, reflexión. Por tanto,  ¡no por ser más grande es más efectivo!

“Dame tu mano” Greenpeace

“Ahorra papel. Salva el planeta” WWF

“El dinero no lo es todo” Servicio de donación de sangre de la Cruz Roja

Intervenciones urbanas muy grandes pueden ser costosas y llamar mucho la atención, pero puede que no tengan la capacidad de producir reflexión más allá del recuerdo.  Las organizaciones sociales trabajan por causas muy razonables, a diferencia de las marcas que trabajan para aumentar la conducta de compra.

Por ello, la acción de Street Marketing tiene que estar integrada dentro de una campaña general de comunicación social, que reflexione sobre lo experimentado en la intervención urbana, que amplíe la información y que genere debate.  En estos momentos, esto es posible a gran escala debido a las posibilidades de interacción que traen consigo las redes sociales. Estas son el escenario perfecto en el que desarrollar un debate en torno a los contenidos y experiencias suscitadas a través de las campañas de street marketing llevadas a cabo por las ENL.

Cerrando con  la historia de Jane Elliot, para que los niños impregnaran sus acciones de “tolerancia” y no sólo sus palabras, fue necesario hablar mucho de ello, trabajarlo entre todos…entender lo que había pasado en el aula.

6 comentarios

Archivado bajo Comunicación Social

El arte como comunicación para el cambio social: Cabeza Pájaro

La asociación Cabeza Pájaro la forman cuatro jóvenes cacereños,  Ana Suárez, María Polán, Elena Bautista y Carlos González,  que tienen dos cosas en común: son licenciados en Bellas Artes y quieren trabajar en lo que han estudiado. Por ello, decidieron atreverse  y  crear esta asociación cultural que promueve proyectos sociales y culturales vinculados a la creación artística. Hemos hablado con ellos sobre emprendimiento, comunicación , arte y Tercer Sector. 

El estupendo logo de Cabeza Pájaro

Antes de nada: ¿Qué es Cabeza Pájaro? CabezaPájaro es una Asociación Cultural, de jóvenes que buscan impulsar acciones para el fomento de valores de carácter artístico y cultural. Más concretamente:

– Tratamos de crear nexos de unión entre artistas mediante eventos, exposiciones y proyectos. Un ejemplo puede ser nuestro fanzine Ciento Volando, que ha servido para impulsar éste tipo de publicaciones en la zona de Cáceres y que cuenta con una treintena de colaboradores o El Blog Gordo de Petete que reúne en una web a artistas, fanzines y distribuidores de la escena “fanzinera” española.

Cartel de la fiesta de presentación del fanzine Ciento Volando

Proceso de creación del fanzine Ciento Volando

– Apoyamos un diseño ético, igualitario y accesible para entidades innovadoras, de carácter social y cultural y/o que pertenezcan al tercer sector.

– Pretendemos favorecer el cuidado del medio ambiente, ofreciendo una alternativa sostenible ecológicamente realizando productos bajo nuestra línea “Que lo Haga Rita!” con materiales reciclados y/o ecológicos, económicos y, en ocasiones, en colaboración con otras asociaciones y colectivos. De momento estamos haciendo libretas, bolsas de tela (¡cosidas por nosotros!), chapas… todo con ilustraciones nuestras estampadas.

– Además impartimos talleres y cursos que fomenten valores tales como la creatividad, el arte, la cultura, el ecologismo o la igualdad. Intentamos darle siempre un carácter experimental, buscamos ofrecer nuevos recursos a los participantes.

Cabeza Pájaro realizando el taller infantil sobre las “Gregerías”

Os ajustáis a lo que en esta época se denomina jóvenes emprendedores, ¿qué os ha llevado a empezar de cero un proyecto? CabezaPájaro surge desde una absoluta necesidad de impulsar y movilizar el arte. De cambiar las cosas. Siendo licenciados en Bellas Artes, las opciones con las que cuentas al salir de la carrera no son muchas, o al menos en nuestra opinión, para nada apetecibles. En este contexto empezamos con un primer proyecto que fue el de la realización del fanzine Ciento Volando. Nos vimos cómodos trabajando juntos además de que empezaron a surgir ideas y posibles proyectos en los que embarcarse. Por lo que decidimos dar un pasito más, tomárnoslo en serio y buscar la forma de impulsar el arte en nuestra ciudad y claro, también ganarnos la vida aunando nuestros conocimientos y experiencias.

¿Cuál es la importancia principal del diseño gráfico hoy en día? Nosotros creemos que un buen diseño es fundamental. Ya que esa muy buena idea que tengo, tiene que ser comunicada de la mejor manera al receptor. Para ello una herramienta entre otras es el diseño. Si mi imagen  dice lo contrario a lo que quiero, el mensaje que llega al espectador  es de falta de profesionalidad y desconfianza. Afortunadamente, cada vez se toma más en serio la importancia de un buen diseño.

¿Cuál creéis que es el elemento fundamental del diseño? Como bien dijo Leonardo Da Vinci; “La simplicidad es la sofisticación definitiva”. Apostamos por un diseño de líneas muy sencillas. Que no despisten de la idea principal, que es comunicar.

¿Pensáis en el diseño como un tipo de comunicación o como arte? Entendemos como arte la capacidad de comunicar de manera sencilla, funcional y atractiva.

A la hora de diseñar, ¿qué variaciones hacéis al inventar algo para una empresa social con respecto a una empresa convencional? ¿Variaciones? Ninguna. Siempre buscamos trabajar con entidades afines a nuestra filosofía. No queremos ver el diseño como un encargo o un trabajo, si no como una colaboración entre entidades con un fin social o artístico común o similar al nuestro. Nos hemos dado cuenta que en general, las entidades del tercer sector, no cuentan con un diseño de calidad. Apostamos por cambiar eso.

Cabeza Pájaro es una asociación, ¿por qué habéis elegido formar parte del Tercer Sector? Porque creemos que el arte y la creatividad son algo intrínseco al ser humano. Y que tanto el sistema educativo actual, como los parámetros de la sociedad en general no fomentan en absoluto esta parte creativa. Hemos optado por trabajar mediante la cooperación y la interacción entre todos y todas para conseguir  que el arte llegue a todas partes y que deje de ser algo exclusivo y excluyente.

“Hazlo tu mismo”

Si te has quedado con ganas de saber más sobre ellos,  podéis encontrarlos en sus perfiles de Facebook (Cabeza Pajaro) y Twitter (@Cabeza_Pajaro)

2 comentarios

Archivado bajo Emprendimiento Social, Entrevistas