Archivo de la etiqueta: comunicación externa

Nuevas formas de voluntariado en la era de Internet

El voluntariado, ese acto desinteresado motivado por la simple gratificación de ayudar a los demás, ha evolucionado considerablemente en los últimos tiempos.  No sólo las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han dado lugar a nuevas fórmulas, como puede ser el voluntariado a distancia o cibervoluntariado, sino que también las nuevas demandas de la sociedad, más preocupada y comprometida con su entorno, han ayudado al desarrollo y la generalización de otros tipos de voluntariado que ya existían hace tiempo, como por ejemplo el corporativo.

Son muchos los tipos de voluntariado y muchas las clasificaciones que se pueden hacer,  desde una clasificación por áreas de acción (acción social, ambiental, cooperación…) hasta una por finalidad (asistencialista, desarrollista, activista…), pasando por una clasificación más relacionada con el tipo de voluntariado (pedagógico, profesional, de ocio…). Sin entrar en mucho detalle en el tema de la clasificación, vamos a ver algunas fórmulas de voluntariado que están teniendo mucho auge en los últimos años:

1. Turismo solidario: ¿una nueva forma de cooperación?

Aunque no son totalmente lo mismo, el turismo solidario y la cooperación tienen bastante relación. ¿Por qué? Por ejemplo, tanto una como otra forma son voluntariados internacionales, es decir, que se viaja a un lugar, normalmente un país en vías de desarrollo, para realizar la ayuda voluntaria in situ, con las comunidades beneficiarias del programa que gestiona una ENL. ¿Cuál es la diferencia más notable? Pues que la cooperación se puede realizar sin viajar, desde la sede que la entidad tiene en España, por ejemplo realizando la formación de los nuevos voluntarios en el marco de un programa de cooperación al desarrollo.

El turismo solidario, cuya duración depende un poco del tiempo con el que cuentes (lo normal son 3 ó 4 semanas), es una forma responsable y solidaria de viajar y conocer la vida, cultura y costumbres de un país, región o grupo.

Aunque en la mayoría de las ocasiones los viajes solidarios consisten en ayudar a un grupo de personas, por ejemplo haciendo voluntariado internacional con infancia, también hay viajes solidarios en los que directamente los beneficiarios no son personas, por ejemplo los viajes relacionados con el medio ambiente o con el trabajo voluntario en los conocidos campos de trabajo.

Cultural y por eventos: ¿voluntariado o reemplazo de un puesto de trabajo?

Aunque en nuestro país este tipo de voluntariado todavía no ha tenido una buena aceptación, de hecho es tan poco el conocimiento de esta forma que no hace tanto tiempo Ana Botella hizo una propuesta que a los madrileños les pareció cuanto menos escandalosa: “¡Voluntarios en las bibliotecas!”. Y es que este tipo de voluntariado se puede ver con mucha facilidad como una supleción de un puesto de trabajo. ¿Por qué? Porque no hay un beneficiario “necesitado”. Es decir, el beneficiario es la sociedad, la sociedad de un país desarrollado que está practicando y pagando por actividades de ocio y cultura, lo que quiere decir que se debería poder pagar un sueldo a las personas que participan con su trabajo en este tipo de actos.

Sea como sea,  en muchos países está fórmula está muy extendida, como por ejemplo en Inglaterra, donde es muy común colaborar en distintas actividades culturales, ya sea dando apoyo en un concierto, en un museo, en una biblioteca, en una carrera…

Virtual: Internet llegó para quedarse

El voluntariado tradicional es más bien un acto de participación presencial, en el que la colaboración normalmente es continuada (por ejemplo un par de veces a la semana). La persona tiene una tarea específica encomendada y generalmente se realiza una atención directa al beneficiario, por ejemplo sirviendo de apoyo a personas mayores. Ahora, con Internet y la web 2.0, el voluntariado se ha reciclado.

Internet

Ya no es necesaria la colaboración en la sede o en el lugar donde se aplica la acción, simplemente se necesita un ordenador, conexión a Internet y alguna habilidad profesional, ya que esta forma se inserta más bien en la modalidad de voluntariado profesional, intelectual o experto. Por lo tanto, se trata de una colaboración a distancia en la que la persona que ayuda debe contar con algún tipo de formación, puesto que las actividades que se suelen demandar están muy relacionadas con el asesoramiento en temas contables o legales, el diseño y el manteamiento de webs, la traducción de textos, la realización de notas de prensa…

Para conocer más sobre voluntariado virtual desde Inventaria os recomendamos esta guía de Susan Ellis y Jayne Cravens.

Otra modalidad relacionada con el voluntariado virtual, que también está muy en boga, es el ciberactivismo o voluntariado de sensibilización online. Esto es la participación en campañas de protesta a través de Internet. Por ejemplo, la simple firma on-line de una petición o la difusión y sensibilización de una causa son dos formas de ciberactivismo muy usuales en estos días. De hecho, muchas de las personas que hacen esto no son conscientes de que están haciendo voluntariado. Y es que las herramientas tecnológicas y la web 2.0 han influido positivamente en la movilización ciudadana.

También el cibervoluntariado es una forma en la que la persona voluntaria participa en un proyecto de enseñanza del uso de la tecnología. Por ejemplo, la Fundación Cibervoluntarios realiza diversos proyectos en este sentido. Uno de ellos, Empoderarte: El artista eres tú, proyecto en el que se usa el poder de la tecnología para cambiar el mundo. ¿Cómo? Invitando a la gente a expresarse por medio de fotografías que formarán parte de una exposición.

big_empoderarte

Gracias al voluntariado virtual se puede llegar a personas que de otra forma sería imposible. Además, se hace más accesible la participación de personas con discapacidad, problemas de movilidad o con falta de tiempo. Sin olvidar las razones ecológicas y económicas: menos consumo de papel, de gasolina, transporte…

 

2 comentarios

Archivado bajo Tercer Sector

De Jane Elliot al Street Marketing

En un experimento  realizado por la profesora Jane Elliot, quien dividió a su clase en función del color de sus ojos, dijo a sus alumnos: “los que tenéis los ojos azules sois más inteligentes que los que tenéis los ojos marrones”. La profesora, a su vez cambió su comportamiento, ignorando a los niños de los ojos marrones y ensalzando a los niños de ojos azules. Tras esto, los alumnos, que no habían tenido diferencias en su rendimiento académico según el color de sus ojos, empezaron a actuar en función de lo que la profesora les dijo. Los niños de ojos marrones, empezaron a tener peores notas y viceversa.

A este fenómeno se le llama Profecía Autocumplida  o Efecto Pigmalión. Sin embargo, este hecho se descubrió de forma colateral. Lo que en realidad quiso la profesora es enseñar las nociones de “tolerancia” y “discriminación” de una forma encarnada, mediante el enfoque Socioafectivo. Es decir, hacerles pasar por esta experiencia para generar un aprendizaje significativo. O, dicho de otra forma, sensibilizar hacia un hecho.

Esto mismo, hacer experimentar a las personas algo para que se acerquen a una idea, para que la recuerden y comprendan, es la que subyace a ciertas formas de Street Marketing, como el Marketing de Guerrilla. El Street Marketing es una forma de publicidad separada de los soportes tradicionales (medios de comunicación) y realizada en medios urbanos, con la intención de que la relación con el público sea más directa y genere más impacto.

Pueden ser de varios tipos y en función de muchas clasificaciones. Inventaria diferencia entre dos tipos de intervenciones urbanas en función de los elementos que interactúan:

  • Performances: un grupo de personas realizan una actuación en el espacio público para llamar la atención sobre algo, interactuando o no con las personas de alrededor. Bien conocidas son las performances de los grupos defensores de los animales en las que estos se cubren de pintura roja desnudos para denunciar el uso de pieles de animales como ropa. Pero hay muchos otros ejemplos que, siendo menos agresivos y tirando hacia el humor pueden conseguir sus objetivos, como este o este  

  •  Intervenciones materiales: en este caso, no es necesaria la presencia de personas realizando una actuación pública, si no que mediante el juego con el mobiliario urbano y con los materiales del espacio público se pretende llamar la atención sobre algo. A diferencia del tipo anterior de Street Marketing, en este caso no se cuenta con la capacidad de llamar la atención de un grupo de personas “haciendo algo fuera de lo común”, por lo que hay que generar interés y atención de otra forma. Aunque el ejemplo más conocido son ciertos Graffitis, sin embargo creemos que la mejor forma de que funcione este tipo de actuaciones es jugar con algo ya existente en la calle y darle otro uso o significado, como hace la siguiente acción: 

A pesar de que este tipo de marketing es bastante utilizado por empresas grandes  este tipo de acciones comunicativas son tremendamente interesantes para organizaciones sin ánimo de lucro dado que pueden ser muy baratas. ¿Qué medios se necesitan? Normalmente, mucha mucha creatividad.

Pero, además de creatividad, habría que tener en cuenta otro elemento que influye notablemente: para que las intervenciones tengan éxito se necesita generar interés  pero, sobre todo, reflexión. Por tanto,  ¡no por ser más grande es más efectivo!

“Dame tu mano” Greenpeace

“Ahorra papel. Salva el planeta” WWF

“El dinero no lo es todo” Servicio de donación de sangre de la Cruz Roja

Intervenciones urbanas muy grandes pueden ser costosas y llamar mucho la atención, pero puede que no tengan la capacidad de producir reflexión más allá del recuerdo.  Las organizaciones sociales trabajan por causas muy razonables, a diferencia de las marcas que trabajan para aumentar la conducta de compra.

Por ello, la acción de Street Marketing tiene que estar integrada dentro de una campaña general de comunicación social, que reflexione sobre lo experimentado en la intervención urbana, que amplíe la información y que genere debate.  En estos momentos, esto es posible a gran escala debido a las posibilidades de interacción que traen consigo las redes sociales. Estas son el escenario perfecto en el que desarrollar un debate en torno a los contenidos y experiencias suscitadas a través de las campañas de street marketing llevadas a cabo por las ENL.

Cerrando con  la historia de Jane Elliot, para que los niños impregnaran sus acciones de “tolerancia” y no sólo sus palabras, fue necesario hablar mucho de ello, trabajarlo entre todos…entender lo que había pasado en el aula.

6 comentarios

Archivado bajo Comunicación Social

Informar sí, pero no de cualquier manera

 ¿Cuáles son los objetivos de la comunicación externa de las Entidades No Lucrativas (ENL)?, ¿Son los mismos que los de una empresa?, ¿Qué diferencia a la comunicación para el Tercer Sector de la comunicación empresarial?…Estas son algunas de las preguntas que surgen cuando hablamos de comunicación externa para ENL. Para intentar aclarar todo esto, en Inventaria os ofrecemos algunas claves sobre las particularidades de la comunicación externa para el Tercer Sector.

Aunque en principio los objetivos de la comunicación externa de las ENL pueden ser, a simple vista, muy parecidos o similares a los de una empresa, creemos que existen diferencias insalvables, que obligan a hablar de la especialización en Comunicación para el Tercer Sector.

Informar, dar a conocer la entidad, posicionar la organización, gestionar su reputación y mejorarla cuando sea necesario…Está claro que estos son algunos de los objetivos de comunicación externa que tiene que tener una ENL, pero entonces ¿qué les diferencia de otro tipo de organizaciones, como por ejemplo de las empresas? Creemos que, además de informar y posicionar la imagen de la entidad, los objetivos de comunicación externa principales de toda ENL deben ser:

  • Sensibilizar
  • Movilizar a los públicos
  • Apoyar lanzamientos de productos solidarios
  • Captar fondos
  • Crear redes colaborativas con otras organizaciones

Las ENL tienen un papel fundamental en el ámbito social, sus propios objetivos sociales incitan a la concienciación sobre un determinado tema. De este modo, se consigue movilizar a la población. Y es que cuando las ENL cuentan con una imagen conocida y efectiva, consiguen activar a la gente, generando un cambio social.

Las ENL no son una empresa, no se dirigen a consumidores. Normalmente ofrecen servicios sociales pero en otras ocasiones también ofrecen y venden productos, eso sí, productos solidarios. Por lo tanto, el problema no es que las ENL realicen campañas para lanzar sus productos, sino que en muchas ocasiones utilizan las técnicas comunicativas propias de las empresas, lo que finalmente desvirtúa su finalidad.

Especializarse en comunicación para el Tercer Sector es fundamental para conseguir que las campañas de las ENL no caigan en el vacio de valores y en la espectacularidad propia de las campañas empresariales. Hacer las cosas desde el apoyo a la profesionalización de la comunicación para el Tercer Sector ayudará a conservar la finalidad social de las organizaciones.

En definitiva, Informar sí, pero no de cualquier manera. Generar contenidos informativos, pero hacerlo con mucha creatividad, profesionalidad y siempre desde los valores de la propia organización social son las claves para la comunicación y la movilización de la sociedad.

Os sugerimos este vídeo que sirve como ejemplo para entender qué es la comunicación para el Tercer Sector y, de paso, para recordar al gran Luis Berlanga.

6 comentarios

Archivado bajo Comunicación Social, Tercer Sector