Archivo de la etiqueta: Economía Social

Voluntariado corporativo: empresas creando buena imagen

El fenómeno del voluntariado ha empezado a penetrar intensamente en los últimos años en las empresas como parte de su política de responsabilidad social.  Tras los muchos escándalos en el mundo empresarial, relacionados con problemáticas sociales, medioambientales y económicas, este sector se ha tenido que ir sensibilizado con estos mismos temas surgiendo una incipiente actividad relacionada con la responsabilidad que las empresas deben tener. Su motivación ha llegado sobre todo a través de la denuncia de la gente, que ha hecho que éstas tengan que reflexionar sobre sus actuaciones y sobre el papel que juegan en la comunidad en la que operan. De ahí la necesidad de incorporar a sus políticas de actuación conceptos que superan lo puramente económico.

Y es que, el voluntariado corporativo tiene unos grandes beneficios para la empresa y para los trabajadores. ¿Cuáles? Además del más obvio, una considerable mejora de la imagen corporativa de la empresa, también este tipo de acciones son beneficiosas por la gran carga de motivación que suelen conllevar. Los trabajadores consiguen identificarse con más facilidad con la empresa, mejorando considerablemente las relaciones entre la plantilla y los empresarios. Esto da lugar a un mejor clima laboral y a un considerable refuerzo de los valores internos.

¿Cuál es su objetivo? En general lo que se quiere es que los trabajadores de una determinada empresa ayuden a la comunidad en la que la organización desarrolla su actividad. Aunque viene recomendado por la propia empresa, son los trabajadores quienes deciden de forma libre si quieren o no colaborar en algún proyecto.


¿Cómo suele colaborar la empresa? Pues puede hacerlo de muchas formas –difusión, sensibilización, jornadas voluntarias… –, pero sobre todo lo puede hacer por medio del voluntariado profesional, ya que ellas disponen de unos conocimientos que pueden ser muy útiles para las ENL.

¿Y los beneficios para la ONG? Las ENL consiguen una fuente de voluntarios en la mayoría de los casos profesionales, con diversas habilidades. Es una buena fuente de financiación y sobre todo, desde el punto de vista de la comunicación, es una buena fuente de difusión de la entidad y de sus valores. No debemos olvidar que detrás de toda acción de Responsabilidad Social Corporativa hay acciones comunicativas que buscan mostrar que la empresa es responsable. Y al comunicar sobre sus acciones responsables, la empresa también comunica sobre la ONG.

Para buscar este tipo de voluntariado, las ONG necesitan una estrategia de Responsabilidad Social Corporativa. Con esta podrán saber qué empresas están relacionadas con su sector y cuáles pueden realizar acciones de voluntariado. Después tienen que acercarse a ellas y proponer la colaboración.

Para ahondar más sobre el tema del voluntariado corporativo desde Inventaria os recomendamos revisar el estudio “El voluntariado corporativo en España. Modelos y perspectivas de impacto social”, publicado en el 2012 por la ESADE.

Uno de los muchos ejemplos de este tipo de voluntariado es el trabajo que está realizando Google en Irlanda, como forma de voluntariado profesional donde sus empleados llevan a cabo getyourfolksonline, un proyecto también de cibervoluntarido. Su objetivo: acercar el mundo digital a las personas mayores.

A pesar de la ayuda que ofrecen las empresas, que no es para nada desechable, no debemos olvidar que ésta parte de su estrategia de negocio. De ahí el debate surgido en torno a esta supuesta ayuda desinteresada. Y es que, el retorno para la empresa es altamente positivo, es decir, que la organización no pierde en ningún caso con esto, ya que consigue una buena imagen externa e interna.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Tercer Sector

Nuevas formas de voluntariado en la era de Internet

El voluntariado, ese acto desinteresado motivado por la simple gratificación de ayudar a los demás, ha evolucionado considerablemente en los últimos tiempos.  No sólo las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han dado lugar a nuevas fórmulas, como puede ser el voluntariado a distancia o cibervoluntariado, sino que también las nuevas demandas de la sociedad, más preocupada y comprometida con su entorno, han ayudado al desarrollo y la generalización de otros tipos de voluntariado que ya existían hace tiempo, como por ejemplo el corporativo.

Son muchos los tipos de voluntariado y muchas las clasificaciones que se pueden hacer,  desde una clasificación por áreas de acción (acción social, ambiental, cooperación…) hasta una por finalidad (asistencialista, desarrollista, activista…), pasando por una clasificación más relacionada con el tipo de voluntariado (pedagógico, profesional, de ocio…). Sin entrar en mucho detalle en el tema de la clasificación, vamos a ver algunas fórmulas de voluntariado que están teniendo mucho auge en los últimos años:

1. Turismo solidario: ¿una nueva forma de cooperación?

Aunque no son totalmente lo mismo, el turismo solidario y la cooperación tienen bastante relación. ¿Por qué? Por ejemplo, tanto una como otra forma son voluntariados internacionales, es decir, que se viaja a un lugar, normalmente un país en vías de desarrollo, para realizar la ayuda voluntaria in situ, con las comunidades beneficiarias del programa que gestiona una ENL. ¿Cuál es la diferencia más notable? Pues que la cooperación se puede realizar sin viajar, desde la sede que la entidad tiene en España, por ejemplo realizando la formación de los nuevos voluntarios en el marco de un programa de cooperación al desarrollo.

El turismo solidario, cuya duración depende un poco del tiempo con el que cuentes (lo normal son 3 ó 4 semanas), es una forma responsable y solidaria de viajar y conocer la vida, cultura y costumbres de un país, región o grupo.

Aunque en la mayoría de las ocasiones los viajes solidarios consisten en ayudar a un grupo de personas, por ejemplo haciendo voluntariado internacional con infancia, también hay viajes solidarios en los que directamente los beneficiarios no son personas, por ejemplo los viajes relacionados con el medio ambiente o con el trabajo voluntario en los conocidos campos de trabajo.

Cultural y por eventos: ¿voluntariado o reemplazo de un puesto de trabajo?

Aunque en nuestro país este tipo de voluntariado todavía no ha tenido una buena aceptación, de hecho es tan poco el conocimiento de esta forma que no hace tanto tiempo Ana Botella hizo una propuesta que a los madrileños les pareció cuanto menos escandalosa: “¡Voluntarios en las bibliotecas!”. Y es que este tipo de voluntariado se puede ver con mucha facilidad como una supleción de un puesto de trabajo. ¿Por qué? Porque no hay un beneficiario “necesitado”. Es decir, el beneficiario es la sociedad, la sociedad de un país desarrollado que está practicando y pagando por actividades de ocio y cultura, lo que quiere decir que se debería poder pagar un sueldo a las personas que participan con su trabajo en este tipo de actos.

Sea como sea,  en muchos países está fórmula está muy extendida, como por ejemplo en Inglaterra, donde es muy común colaborar en distintas actividades culturales, ya sea dando apoyo en un concierto, en un museo, en una biblioteca, en una carrera…

Virtual: Internet llegó para quedarse

El voluntariado tradicional es más bien un acto de participación presencial, en el que la colaboración normalmente es continuada (por ejemplo un par de veces a la semana). La persona tiene una tarea específica encomendada y generalmente se realiza una atención directa al beneficiario, por ejemplo sirviendo de apoyo a personas mayores. Ahora, con Internet y la web 2.0, el voluntariado se ha reciclado.

Internet

Ya no es necesaria la colaboración en la sede o en el lugar donde se aplica la acción, simplemente se necesita un ordenador, conexión a Internet y alguna habilidad profesional, ya que esta forma se inserta más bien en la modalidad de voluntariado profesional, intelectual o experto. Por lo tanto, se trata de una colaboración a distancia en la que la persona que ayuda debe contar con algún tipo de formación, puesto que las actividades que se suelen demandar están muy relacionadas con el asesoramiento en temas contables o legales, el diseño y el manteamiento de webs, la traducción de textos, la realización de notas de prensa…

Para conocer más sobre voluntariado virtual desde Inventaria os recomendamos esta guía de Susan Ellis y Jayne Cravens.

Otra modalidad relacionada con el voluntariado virtual, que también está muy en boga, es el ciberactivismo o voluntariado de sensibilización online. Esto es la participación en campañas de protesta a través de Internet. Por ejemplo, la simple firma on-line de una petición o la difusión y sensibilización de una causa son dos formas de ciberactivismo muy usuales en estos días. De hecho, muchas de las personas que hacen esto no son conscientes de que están haciendo voluntariado. Y es que las herramientas tecnológicas y la web 2.0 han influido positivamente en la movilización ciudadana.

También el cibervoluntariado es una forma en la que la persona voluntaria participa en un proyecto de enseñanza del uso de la tecnología. Por ejemplo, la Fundación Cibervoluntarios realiza diversos proyectos en este sentido. Uno de ellos, Empoderarte: El artista eres tú, proyecto en el que se usa el poder de la tecnología para cambiar el mundo. ¿Cómo? Invitando a la gente a expresarse por medio de fotografías que formarán parte de una exposición.

big_empoderarte

Gracias al voluntariado virtual se puede llegar a personas que de otra forma sería imposible. Además, se hace más accesible la participación de personas con discapacidad, problemas de movilidad o con falta de tiempo. Sin olvidar las razones ecológicas y económicas: menos consumo de papel, de gasolina, transporte…

 

2 comentarios

Archivado bajo Tercer Sector

La nueva Ley de Cooperativas Andaluzas al detalle

“En tiempos de crisis, la Economía Social ha demostrado ser un valor seguro. […] gracias a su flexibilidad y a su inspiración en principios de democracia, cooperación y solidaridad”. Lorena Lozano.

El panorama económico y mercantil del país está sufriendo una situación de crisis y, como consecuencia, las empresas y organizaciones tienen que buscar nuevas vías para poder seguir realizando su actividad. Para facilitar este proceso de cambio a las organizaciones de Economía Social se han modificado algunos aspectos de la antigua Ley de Cooperativas en Andalucía que apuestan por flexibilizar y facilitar el funcionamiento de este tipo de empresas.

Para ayudarnos a entender en qué consisten y qué consecuencias tienen estas modificaciones, hemos hablado con Lorena Lozano, asesor Técnico Jurídico de la Fundación Escuela Andaluza de Economía Social y miembro del Equipo Técnico para la redacción de la Ley de Sociedades Cooperativas Andaluzas y su Reglamento de desarrollo.

La Asamblea General de la ONU declaró 2012 como el Año Internacional de las Cooperativas

La Asamblea General de la ONU declaró 2012 como el Año Internacional de las Cooperativas

Para hacernos una idea… ¿Cuál es la situación actual de cooperativas Andalucía?

Según el último informe Estadístico de la Economía Social Andaluza publicado por CEPES Andalucía y correspondiente al tercer trimestre del 2012, a 30 de septiembre 337.416 son los empleos registrados por la Economía Social Española. De ellos, 268.768 corresponden a cooperativas y 68.684 a sociedades laborales.

En Andalucía y solo en cuanto a cooperativas, el número de puestos de trabajo creados asciende a 45.359, siendo Sevilla la provincia que más puestos concentra, concretamente 10.732.

El perfil del empleo creado en la Economía Social Andaluza está representado por los siguientes porcentajes; un 45% en mujeres, un 52,2% en menores de 40 años, un 34,1% en empresas de más de cien trabajadores y un 40% con una estabilidad de más de 3 años.

Ahora que ya nos hemos situado, ¿Cuál es el objetivo de esta Ley? ¿A quién se dirige?

El objetivo principal de la nueva Ley de Cooperativas Andaluzas es adaptar la normativa a la nueva realidad socioeconómica en que se desenvuelven estas entidades, así como a las políticas Europeas sobre la pequeña y mediana empresa y eliminar los obstáculos que dificultaban su funcionamiento, flexibilidad y en definitiva, que suponían trabas a su desarrollo y por tanto, a su competitividad. Al mismo tiempo, pretende renovar conceptos que habían quedado obsoletos e introducir otros nuevos que, aun no reflejados o exigidos en la antigua normativa, ya estaban plenamente asumidos por el sector.

Para ello la reforma se extiende a aspectos que facilitan y flexibilizan su organización y funcionamiento interno, sus relaciones con otras entidades, su acceso a la financiación o sus relaciones con la Administración de la que dependen.

Se dirige a todas aquellas cooperativas que desarrollen principalmente su actividad societaria en Andalucía y por extensión a todos aquellos emprendedores con una concepción social, democrática y solidaria del emprendimiento y a todas aquellas personas que ven en la experiencia cooperativa una forma de alcanzar sus intereses.

¿Qué cambios introduce para las sociedades cooperativas con respecto a la anterior ley? Puntos comunes, novedades…

La nueva Ley de Sociedades Cooperativas Andaluzas ha introducido medidas para incrementar la capacidad competitiva de estas entidades y adaptarlas al nuevo mercado global, ha actualizado los principios existentes integrando otros nuevos, que se harán tangibles a lo largo de todo el texto normativo y ha fomentado su agilidad tanto en el momento de su constitución, como durante la vida de la cooperativa.

Todo ello ha sido posible tras un exhaustivo estudio de las necesidades del sector y cada medida ha sido consensuada con las entidades más representativas del cooperativismo, como demuestra su aprobación por unanimidad el 23 de diciembre del pasado año en el Parlamento Andaluz.

En cuanto a medidas concretas, la nueva Ley pretende fomentar la constitución de estas entidades, eliminando la necesidad de capital social mínimo, así como la obligatoriedad de intervención notarial en la mayor parte de los supuestos, reduciendo a un mes el plazo de respuesta de la Administración para inscripción, estableciendo el silencio positivo para todos los procedimientos a excepción del depósito de cuentas, eliminando el trámite de calificación previa y convirtiendo el Registro de Sociedades Cooperativas en un Registro plenamente telemático, que permite la tramitación telemática integral de los procedimientos registrales.

Con la intención de fomentar el acceso a financiación externa y por extensión su competitividad, se admite cualquier instrumento de financiación existente, siempre que no desvirtúe el proyecto cooperativo y se potencia la figura del inversor o inversora, permitiéndole una mayor participación en la entidad para hacer más atractiva su contribución.

Se facilita la incorporación de socios y socias, previendo la posibilidad de desembolso aplazado o deducido de la aportación de nuevo ingreso y la libre transmisión de participaciones sociales, así como la figura del socio a prueba para cooperativas de trabajo.

En el plano económico, se reformulan los Fondos Obligatorios de estas entidades, diversificando su contenido en el caso del Fondo de Formación y Sostenibilidad (antiguo Fondo de Educación y Promoción) y reduciendo los porcentajes de resultados destinados al Fondo de Reserva Obligatorio.

En el plano organizativo, se pretende una mayor versatilidad en la organización y funcionamiento internos, con la inclusión de la figura de la Administración Solidaria, que se plantea como alternativa, en las cooperativas de menor tamaño, al Consejo Rector y a Administrador Único existentes hasta ahora. Resulta de gran importancia práctica, la inclusión de las nuevas tecnologías en la organización interna de la entidad, lo que permitirá realizar Asambleas y sesiones del Consejo Rector de forma virtual, sin necesidad de la presencia física de los socios y socias.

Se fomenta la cooperación empresarial mediante la creación de Grupos Empresariales Cooperativos y la consideración de las operaciones entre cooperativas agrarias como operaciones entre socios, no con terceros.

En cuanto a medidas concretas según la tipología de cooperativas, es de destacar respecto a las cooperativas de trabajo; el establecimiento de un periodo de prueba societario, que permitirá verificar la compatibilidad cooperativa-candidato/a a socios/a y a la inversa, así como la eliminación de límites a la contratación de trabajo por cuenta ajena, cuando la persona trabajadora rechace la opción de ser socia.

Respecto a las cooperativas de servicios; la posibilidad del voto plural, siempre en virtud de la actividad y no del capital aportado, con la intención de dotar de mayor poder de decisión a aquellos socios y socias que más contribuyen con su actividad a la marcha de la cooperativa.

Y respecto a las cooperativas de consumo, las novedades más importantes podemos encontrarlas en relación con las cooperativas de viviendas, para las cuales se flexibiliza su funcionamiento, y se prevé la creación de un Listado de personas solicitantes de vivienda en régimen cooperativo, que resuelve la eliminación del anterior régimen de autorización administrativa para operaciones con terceros y transmisión de derechos. Se crean nuevas causas de baja justificada, como por ejemplo la situación de desempleo o el retraso en la entrega y se limita el número de viviendas por persona socia en cumplimiento del derecho constitucional de acceso a una vivienda.

Se eliminan tipos cooperativos que habían quedado obsoletos y se crean otros que se entienden cruciales para el emprendimiento cooperativo, como son las cooperativas de impulso empresarial.

Es de destacar, que la mayor parte de estas novedades se regulan de forma que quedan a la voluntad de la entidad, que deberá preverlo en sus estatutos sólo si lo entienden conveniente.

Esta ley es sólo aplicable a Andalucía, pero ¿cómo se relaciona con las leyes de otras autonomías? En general, ¿se aleja mucho de estas?

La constitución española realiza un llamamiento a los poderes públicos para fomentar mediante una legislación adecuada las sociedades cooperativas. La ordenación de las cooperativas y por tanto, su regulación, es una competencia no exclusiva del Estado y por tanto, que los Estatutos de la mayor parte de las Comunidades Autónomas atribuyen a las mismas, teniendo por tanto la mayor parte de las Autonomías su propia Ley. Las que no la tienen, como Cantabria, aplican la del Estado (Ley 27/1999, de 16 de julio).

El Estatuto de Autonomía para Andalucía atribuye las competencias exclusivas para la regulación del cooperativismo a la Comunidad Autónoma y sobre la base de este mandato se han ido sucediendo las diferentes leyes de cooperativas andaluzas.

La Ley Andaluza de cooperativas pretende dar respuesta a las necesidades específicas de sus sociedades cooperativas, las cuales, en virtud del territorio en que se asientan y de su propia trayectoria histórica y económica, son diferentes a las de otras comunidades. En este sentido, cada regulación autonómica responde a esas necesidades coincidiendo, eso sí, en aquellas materias que correspondan a otros ámbitos en los que no son competentes, como el fiscal o laboral. No obstante, la mayor parte responden a unos principios comunes, reflejados por la propia Alianza Cooperativa Internacional, y a la propia naturaleza común de estas entidades como sociedades democráticas y solidarias. Por ello, la mayor parte de la normativa sobre cooperativas va en una línea parecida, con especialidades en virtud de las características propias de las cooperativas en cada territorio y a su trayectoria histórica y económica, por supuesto.

Por si queremos saber más, ¿dónde podemos encontrar más información?

Podréis informaros en cualquiera de las entidades representativas del sector cooperativo andaluz. CEPES  Andalucía es la confederación representativa de las empresas para la economía social, FAECTA, para las cooperativas de trabajo, FAECA para cooperativas agrarias, FEDECCON para cooperativas de consumo, ACES para centros de enseñanza de economía social o en cualquiera de las Delegaciones Provinciales de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.

Y por supuesto, si os habéis quedado con dudas o queréis profundizar en alguno de los puntos aquí expuestos, estaré encantada de informaros bien a través de Inventaria, bien en mi correo electrónico llozano1980@gmail.com.

…algo más que aportar?

En tiempos de crisis, la Economía Social y las entidades cooperativas en concreto, han demostrado ser un valor seguro. Mientras entidades mercantiles resuelven las dificultades económicas con despidos colectivos, expedientes de regulación de empleo, impagos y cierres definitivos, las entidades cooperativas afrontan la crisis con nuevos retos para lograr el mantenimiento de sus puestos de trabajo y de su estructura societaria (modificando calendarios de trabajo, reduciendo costes, realizando ajustes financieros, etc.), gracias a su flexibilidad y a su inspiración en principios de democracia, cooperación y solidaridad. Son datos que deberían hacernos pensar.

23 comentarios

Archivado bajo Entrevistas, Tercer Sector

Emprendimiento social, una posibilidad para financiar el Tercer Sector

Emprender, esa palabra que con la crisis económica está en boca de todos (políticos, jóvenes y no tan jóvenes, organizaciones de todo tipo…), parece ser una de las pocas opciones que algunos profesionales tenemos a día de hoy para poder realizar el trabajo que nos apasiona. Pero no sólo es una opción laboral, también puede ser la solución para que determinadas entidades, como son las del Tercer Sector, puedan continuar realizando su actividad, dominando de esta manera la crisis de financiación a la que se enfrentan actualmente. 

Hasta no hace tanto tiempo la cultura del emprendimiento en España era casi inexistente. Ahora no dejamos de escuchar esa palabra una y otra vez, pero aun así todavía nos quedan algunos obstáculos que superar: el miedo ante lo desconocido, la falta de apoyo financiero y técnico, lo poca o nula experiencia en la gestión administrativa…Aunque estas son algunas de las razones que los menos osados pueden dar para no emprender, desde Inventaria, que en esto del emprendimiento sabemos algo, animamos tanto a individuos como a ENL a atreverse. Eso sí, con mucho esfuerzo y dedicación, ya hemos dicho en otras ocasiones que emprender no es una tarea del todo fácil.

Pero, ¿qué diferencia hay entre emprender y emprender socialmente? Según la R.A.E emprender es “Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”, entonces, emprender socialmente es acometer y comenzar también una obra, negocio…con la misma dificultad o peligro pero, cuyo objetivo principal es beneficiar no sólo a los que trabajan en este tipo de organizaciones sino también a toda la sociedad, satisfaciendo las necesidades de ésta. Por lo tanto, emprender socialmente es utilizar estrategias propias de la empresa tradicional para administrar organizaciones cuyo objetivo principal no es conseguir el máximo beneficio al mínimo coste sino provocar un cambio social. Así, estamos hablando de organizaciones del tipo cooperativas de iniciativa social, sociedades laborales, mutualidades…

Aunque las Entidades del Tercer Sector (ONG, asociaciones o fundaciones) formalmente no entran dentro de esa definición, puesto que éstas no realizan su actividad para generar riqueza, pueden beneficiarse bastante de esta forma de hacer las cosas. Poner en marcha iniciativas sociales y económicamente viables puede ser la solución a la crisis de financiación en la que se encuentran sumergidas. Entonces, ¿cuáles son las ventajas para las ENL? Os contamos algunas:

  • Autofinanciación: generación de dinero a través de iniciativas económicas relacionadas con su actividad para conseguir los fines sociales de la entidad. Casos que pueden servir de ejemplo son las tiendas con productos de comercio justo elaborados por los beneficiarios de las entidades; las entidades que ofrecen formación especializada y profesional; ofrecer servicios de asesoría y consultoría; o realizar publicaciones y estudios.
  • Independencia financiera de las administraciones públicas, lo que también supone una independencia de actuación que garantiza el cumplimiento de los fines sociales.
  • Beneficiarse de lo bueno que tiene la empresa privada: su eficacia y eficiencia en la gestión. Eso sí, adaptando siempre sus herramientas de gestión a la realidad no lucrativa de las ENL. Y, sobre todo, manteniendo sus valores.

Las ENL tienen mucho que aprender en esto de emprender socialmente. Ellas, que ante la crisis económica están viendo desaparecer sus fuentes de financiación, podrían aprovechar las ventajas del emprendimiento social para generar ingresos de su propia actividad. Lo que ocurre es que, en cierta medida, se huye de todo lo que huele a cultura empresarial…pero quizás, una vez que salven esa dificultad, podrían financiar sus proyectos sin depender exclusivamente de las administraciones públicas, lo que, indudablemente, permitirá mejorar y fortalecer una de las grandes potencialidades del Tercer Sector: su capacidad de denuncia.

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendimiento Social, Tercer Sector

¿Comunicación Social en el trabajo?

Al igual que en el caso de la comunicación externa, existen diferencias entre la comunicación de una empresa privada y de una ENL. En ambas, la  comunicación interna es la gestión de la comunicación, de los flujos de información y de la imagen de la entidad entre los miembros de ésta. Sin embargo, las diferencias aparecen en torno a los interlocutores y la finalidad de la organización

El vínculo de los interlocutores con una ENL es de diferentes tipos: trabajadores contratados, voluntarios, socios, donantes…Todos ellos pueden formar parte de la organización social, pero su relación con ésta es muy variable: unos tienen remuneración económica por su trabajo; otros sólo forman parte de la toma de decisiones; otros participan en la entidad colaborando gratuitamente; algunos donan mensualmente parte de su dinero sin participar en la organización, etc.

Si la comunicación falla, ¿cómo vamos a hacer un buen trabajo?

Por otro lado, la finalidad de la ENL no es la acumulación de capital, es la mejora de la Sociedad en un determinado aspecto, siempre según los valores de la organización.

Estas dos diferencias funcionales con respecto a la empresa privada hace que la comunicación dentro de una ENL se centre prioritariamente en:

  1. Crear una comunidad simbólica que genere vínculos afectivos y racionales en tanto que existe un mismo objetivo que mejore la sociedad. Hacer sentir a todos los miembros que trabajan juntos y organizados por un fin muy relevante.
  2. Motivar y valorar a los miembros. Es fundamental comunicar y recordar a los miembros de la entidad lo importantes que son para conseguir la mejora social que promueve la organización. A fin de cuentas, dar razones para seguir apoyando el trabajo de la ENL más allá de la remuneración económica.
  3. Generar una comunicación abierta y transparente, ya que el trato a los integrantes de una organización social ha de estar de acuerdo con ciertos valores. Desde Inventaria creemos que en estas entidades no debe existir comunicación ocultista y que genere desconfianza. Por el contrario, los miembros de la entidad, independientemente de su vínculo con ésta, tienen que poder acceder a toda su información para facilitar el compromiso a través de la transparencia.
  4. Crear estructuras de toma de decisiones participativas y horizontales, que incluyan a la base social en las acciones de la organización a través de las herramientas de comunicación. Gracias a la aparición del 2.0 es cada vez más fácil en un mismo espacio (virtual) a un gran número de personas que muestren su opinión.

Al fin y al cabo, lo que se pretende es que a través de la comunicación se adecúe el funcionamiento interno de la entidad hacia su finalidad social, generando una estructura y un ambiente de trabajo acorde con los valores sociales de la ENL.

4 comentarios

Archivado bajo Comunicación Social, Emprendimiento Social

¿Qué es la Comunicación Social?

 No puede pensarse el concepto de cultura fuera del concepto de relación social. La cultura es, inevitablemente, un proceso comunicativo, pues nace y crece en la relación comunicativa entre personas. Y solo muere cuando muere la comunicación y con ella las personas mismas

Ángel Díaz de Rada (Cultura, Antropología y otras tonterías)

Aunque el ser humano es sociable y la comunicación es una de las pruebas y herramientas más importantes, existe un tipo de comunicación en la que se hace hincapié en su factor social. Es posible que en un primer momento parezca redundante, pero si lo pensamos nos damos cuenta del sentido que últimamente está tomando la palabra social: trabajo social,  alquiler social, economía social…La Comunicación Social se centra en la finalidad social, es decir, en beneficio de la sociedad.

Desde una perspectiva académica, se entiende la Comunicación Social como “la disciplina que estudia las relaciones entre los cambios sociales y los cambios comunicativos”. Esta definición integra una infinidad de actividades y mundos de conocimiento, como por ejemplo, el Diseño Social. La Comunicación Social no sólo estudia el uso del Mensaje o del Formato de la comunicación sino que también se interesa por el uso de las herramientas de comunicación como fórmula de empoderamiento. La relación entre comunicación y cambio social es bidireccional, no se plantea de una manera reduccionista. Por eso se puede afirmar que la comunicación afecta a la sociedad como la sociedad a la comunicación.

Pero, ¿qué es cambio social? Hemos elegido estas palabras porque no están cargadas de significado moral. El cambio social puede ser hacia la opresión de los individuos o hacia la autonomía de estos. La moral aparece cuando se decide en qué dirección de cambio social se quiere trabajar. El compromiso con una de estas dos direcciones implicará, por tanto, no sólo una elección epistemológica, sino también de modo de vida.

En Inventaria apostamos por el valor de la comunicación para generar un cambio social. De ahí que nuestro objetivo sea mejorar la comunicación de las organizaciones con fines sociales.

Si te interesa profundizar en el concepto de Comunicación Social desde un punto de vista académico te recomendamos la siguiente lectura:

El cuarto mosquetero: la comunicación para el cambio social de Alfonso Gumicio Dagron


12 comentarios

Archivado bajo Comunicación Social

¡Hola a todo el mundo!

Tenemos el gusto de presentaros Inventaria Comunicación Social, un proyecto con el que queremos utilizar la comunicación para mejorar la sociedad o, lo que es lo mismo, llevar a cabo una Comunicación Social.

Creemos que el granito de arena que cada persona puede aportar haciendo lo que sabe repercute muy positivamente en la sociedad. Este es el motivo por el que hemos creado Inventaria; somos tres jóvenes especializadas en comunicación que queremos aplicarla con una finalidad social.

¿A quiénes nos dirigimos? A los que trabajan en el Tercer Sector, los que piensan y actúan por una Economía Social…En definitiva, a la gente que sabe que colaborando con los demás se mejora el entorno.

¿Qué hacemos? Pensamos cómo les puede ir mejor en la comunicación de su proyecto. Por ejemplo, hay muchas asociaciones que se han gastado mucho dinero en un vídeo que después no ha tenido el impacto social que quería.

¿Qué les faltaba? Un estudio en que se definieran objetivos, públicos y, en definitiva, una estrategia que les garantice que el vídeo va a ser útil.

¿Cuándo? No solo trabajamos con vídeos, webs, poniendo nombre a tu idea, logos o campañas. La comunicación está siempre presente en un proyecto y por eso trabajamos con planes de comunicación globales (para todos en toda la organización), planes anuales, estrategias de comunicación interna… De todas formas, todo eso lo podrás ver con más detalle en nuestra web dentro de muy poquito.

Mientras tanto, suscríbete al blog. Os aseguramos posts muy útiles si quieres empezar a llevar a cabo un proyecto y, como no puede ser de otra forma, mucha información sobre temas de comunicación.

2 comentarios

Archivado bajo Eventos, Nuestros proyectos