Archivo de la etiqueta: Responsabilidad Social Corporativa

Voluntariado corporativo: empresas creando buena imagen

El fenómeno del voluntariado ha empezado a penetrar intensamente en los últimos años en las empresas como parte de su política de responsabilidad social.  Tras los muchos escándalos en el mundo empresarial, relacionados con problemáticas sociales, medioambientales y económicas, este sector se ha tenido que ir sensibilizado con estos mismos temas surgiendo una incipiente actividad relacionada con la responsabilidad que las empresas deben tener. Su motivación ha llegado sobre todo a través de la denuncia de la gente, que ha hecho que éstas tengan que reflexionar sobre sus actuaciones y sobre el papel que juegan en la comunidad en la que operan. De ahí la necesidad de incorporar a sus políticas de actuación conceptos que superan lo puramente económico.

Y es que, el voluntariado corporativo tiene unos grandes beneficios para la empresa y para los trabajadores. ¿Cuáles? Además del más obvio, una considerable mejora de la imagen corporativa de la empresa, también este tipo de acciones son beneficiosas por la gran carga de motivación que suelen conllevar. Los trabajadores consiguen identificarse con más facilidad con la empresa, mejorando considerablemente las relaciones entre la plantilla y los empresarios. Esto da lugar a un mejor clima laboral y a un considerable refuerzo de los valores internos.

¿Cuál es su objetivo? En general lo que se quiere es que los trabajadores de una determinada empresa ayuden a la comunidad en la que la organización desarrolla su actividad. Aunque viene recomendado por la propia empresa, son los trabajadores quienes deciden de forma libre si quieren o no colaborar en algún proyecto.


¿Cómo suele colaborar la empresa? Pues puede hacerlo de muchas formas –difusión, sensibilización, jornadas voluntarias… –, pero sobre todo lo puede hacer por medio del voluntariado profesional, ya que ellas disponen de unos conocimientos que pueden ser muy útiles para las ENL.

¿Y los beneficios para la ONG? Las ENL consiguen una fuente de voluntarios en la mayoría de los casos profesionales, con diversas habilidades. Es una buena fuente de financiación y sobre todo, desde el punto de vista de la comunicación, es una buena fuente de difusión de la entidad y de sus valores. No debemos olvidar que detrás de toda acción de Responsabilidad Social Corporativa hay acciones comunicativas que buscan mostrar que la empresa es responsable. Y al comunicar sobre sus acciones responsables, la empresa también comunica sobre la ONG.

Para buscar este tipo de voluntariado, las ONG necesitan una estrategia de Responsabilidad Social Corporativa. Con esta podrán saber qué empresas están relacionadas con su sector y cuáles pueden realizar acciones de voluntariado. Después tienen que acercarse a ellas y proponer la colaboración.

Para ahondar más sobre el tema del voluntariado corporativo desde Inventaria os recomendamos revisar el estudio “El voluntariado corporativo en España. Modelos y perspectivas de impacto social”, publicado en el 2012 por la ESADE.

Uno de los muchos ejemplos de este tipo de voluntariado es el trabajo que está realizando Google en Irlanda, como forma de voluntariado profesional donde sus empleados llevan a cabo getyourfolksonline, un proyecto también de cibervoluntarido. Su objetivo: acercar el mundo digital a las personas mayores.

A pesar de la ayuda que ofrecen las empresas, que no es para nada desechable, no debemos olvidar que ésta parte de su estrategia de negocio. De ahí el debate surgido en torno a esta supuesta ayuda desinteresada. Y es que, el retorno para la empresa es altamente positivo, es decir, que la organización no pierde en ningún caso con esto, ya que consigue una buena imagen externa e interna.

1 comentario

Archivado bajo Tercer Sector

Nuevas formas de voluntariado en la era de Internet

El voluntariado, ese acto desinteresado motivado por la simple gratificación de ayudar a los demás, ha evolucionado considerablemente en los últimos tiempos.  No sólo las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han dado lugar a nuevas fórmulas, como puede ser el voluntariado a distancia o cibervoluntariado, sino que también las nuevas demandas de la sociedad, más preocupada y comprometida con su entorno, han ayudado al desarrollo y la generalización de otros tipos de voluntariado que ya existían hace tiempo, como por ejemplo el corporativo.

Son muchos los tipos de voluntariado y muchas las clasificaciones que se pueden hacer,  desde una clasificación por áreas de acción (acción social, ambiental, cooperación…) hasta una por finalidad (asistencialista, desarrollista, activista…), pasando por una clasificación más relacionada con el tipo de voluntariado (pedagógico, profesional, de ocio…). Sin entrar en mucho detalle en el tema de la clasificación, vamos a ver algunas fórmulas de voluntariado que están teniendo mucho auge en los últimos años:

1. Turismo solidario: ¿una nueva forma de cooperación?

Aunque no son totalmente lo mismo, el turismo solidario y la cooperación tienen bastante relación. ¿Por qué? Por ejemplo, tanto una como otra forma son voluntariados internacionales, es decir, que se viaja a un lugar, normalmente un país en vías de desarrollo, para realizar la ayuda voluntaria in situ, con las comunidades beneficiarias del programa que gestiona una ENL. ¿Cuál es la diferencia más notable? Pues que la cooperación se puede realizar sin viajar, desde la sede que la entidad tiene en España, por ejemplo realizando la formación de los nuevos voluntarios en el marco de un programa de cooperación al desarrollo.

El turismo solidario, cuya duración depende un poco del tiempo con el que cuentes (lo normal son 3 ó 4 semanas), es una forma responsable y solidaria de viajar y conocer la vida, cultura y costumbres de un país, región o grupo.

Aunque en la mayoría de las ocasiones los viajes solidarios consisten en ayudar a un grupo de personas, por ejemplo haciendo voluntariado internacional con infancia, también hay viajes solidarios en los que directamente los beneficiarios no son personas, por ejemplo los viajes relacionados con el medio ambiente o con el trabajo voluntario en los conocidos campos de trabajo.

Cultural y por eventos: ¿voluntariado o reemplazo de un puesto de trabajo?

Aunque en nuestro país este tipo de voluntariado todavía no ha tenido una buena aceptación, de hecho es tan poco el conocimiento de esta forma que no hace tanto tiempo Ana Botella hizo una propuesta que a los madrileños les pareció cuanto menos escandalosa: “¡Voluntarios en las bibliotecas!”. Y es que este tipo de voluntariado se puede ver con mucha facilidad como una supleción de un puesto de trabajo. ¿Por qué? Porque no hay un beneficiario “necesitado”. Es decir, el beneficiario es la sociedad, la sociedad de un país desarrollado que está practicando y pagando por actividades de ocio y cultura, lo que quiere decir que se debería poder pagar un sueldo a las personas que participan con su trabajo en este tipo de actos.

Sea como sea,  en muchos países está fórmula está muy extendida, como por ejemplo en Inglaterra, donde es muy común colaborar en distintas actividades culturales, ya sea dando apoyo en un concierto, en un museo, en una biblioteca, en una carrera…

Virtual: Internet llegó para quedarse

El voluntariado tradicional es más bien un acto de participación presencial, en el que la colaboración normalmente es continuada (por ejemplo un par de veces a la semana). La persona tiene una tarea específica encomendada y generalmente se realiza una atención directa al beneficiario, por ejemplo sirviendo de apoyo a personas mayores. Ahora, con Internet y la web 2.0, el voluntariado se ha reciclado.

Internet

Ya no es necesaria la colaboración en la sede o en el lugar donde se aplica la acción, simplemente se necesita un ordenador, conexión a Internet y alguna habilidad profesional, ya que esta forma se inserta más bien en la modalidad de voluntariado profesional, intelectual o experto. Por lo tanto, se trata de una colaboración a distancia en la que la persona que ayuda debe contar con algún tipo de formación, puesto que las actividades que se suelen demandar están muy relacionadas con el asesoramiento en temas contables o legales, el diseño y el manteamiento de webs, la traducción de textos, la realización de notas de prensa…

Para conocer más sobre voluntariado virtual desde Inventaria os recomendamos esta guía de Susan Ellis y Jayne Cravens.

Otra modalidad relacionada con el voluntariado virtual, que también está muy en boga, es el ciberactivismo o voluntariado de sensibilización online. Esto es la participación en campañas de protesta a través de Internet. Por ejemplo, la simple firma on-line de una petición o la difusión y sensibilización de una causa son dos formas de ciberactivismo muy usuales en estos días. De hecho, muchas de las personas que hacen esto no son conscientes de que están haciendo voluntariado. Y es que las herramientas tecnológicas y la web 2.0 han influido positivamente en la movilización ciudadana.

También el cibervoluntariado es una forma en la que la persona voluntaria participa en un proyecto de enseñanza del uso de la tecnología. Por ejemplo, la Fundación Cibervoluntarios realiza diversos proyectos en este sentido. Uno de ellos, Empoderarte: El artista eres tú, proyecto en el que se usa el poder de la tecnología para cambiar el mundo. ¿Cómo? Invitando a la gente a expresarse por medio de fotografías que formarán parte de una exposición.

big_empoderarte

Gracias al voluntariado virtual se puede llegar a personas que de otra forma sería imposible. Además, se hace más accesible la participación de personas con discapacidad, problemas de movilidad o con falta de tiempo. Sin olvidar las razones ecológicas y económicas: menos consumo de papel, de gasolina, transporte…

 

2 comentarios

Archivado bajo Tercer Sector

Los deseos de Inventaria para todo 2013

Deseamos en Navidad, pero lo queremos para todo el año.  

Hacer balance de nuestro último año. Prometer para 2013 cosas mil y una vez prometidas.  No olvidarse de los últimos regalos, del turrón, del karaoke familiar, del cotillón para dar la bienvenida al nuevo año…Estas y tantas otras cosas ocupan nuestro tiempo días antes, incluso semanas, de la Navidad.

Una vez que la fiesta termina nos olvidamos de los buenos deseos y propósitos para el año nuevo como si nunca hubieran existido. En el mejor de los casos los recuperemos al año siguiente. Como no queremos que nos ocurra eso, este año Inventaria va a dejar constancia escrita de sus deseos navideños. ¡Allá vamos!

  1. Que sigamos con fuerzas para seguir defendiendo nuestros derechos sociales e individuales, tales como la sanidad  y la educación pública. Somos ciudadanos y queremos seguir siéndolo. No queremos conformarnos con lo que los políticos nos dicen, sabemos que hay opciones distintas para superar las crisis por las que estamos pasando (económica, política y social). 
  2. Que la colaboración y la solidaridad sean las formas de relacionarnos los unos con los otros, y no la competencia ni la desconfianza. Dos cerebros piensan más que uno, así como cuatro ojos ven más que dos.
  3. Que los medios de comunicación construyan narraciones más cercanas a la realidad, y que, en general, nos sirvan para ser más libres en vez de para oprimirnos.
  4. Que los valores y las formas de trabajar del Tercer Sector se generalicen al resto del tejido empresarial, y no al revés. Todavía queda mucho trabajo por delante, pero las empresas que optan por políticas de Responsabilidad Social Corporativa o las que se adhieren a iniciativas tales como al modelo de Economía del Bien Común, demuestran que vamos por el buen camino.
  5. Que no haga falta usar las palabras comercio justo o empresa responsable porque sea la norma, y no la excepción. Que tomemos conciencia de que el consumo es una manera de empoderamiento de la ciudadanía si lo hacemos de manera responsable.
  6. Que desaparezca la contradicción actual de miles de casas vacías y miles de personas sin casa. La vivienda es un derecho y no un bien con el que especular.

Como último deseo, queremos seguir soñando y no desanimarnos ante la, muchas veces, desastrosa realidad. Los sueños, en la mayoría de los casos, con dedicación y cariño se cumplen. ¡Felices sueños, feliz Navidad y próspero año 2013!

Y vosotros, ¿cuáles son vuestros deseos? ¿nos los contáis?

4 comentarios

Archivado bajo Eventos

La Responsabilidad Social de las Empresas en tiempos difíciles

Las compañías que creen en la RSC deberían luchar por ser buenos ciudadanos colectivos, ayudando a hacer del mundo un lugar mejor mediante sus políticas, procedimientos y prácticas.

En estos últimos años de bonanza económica, muchas empresas han destinado parte de sus ganancias a actividades en beneficio de la sociedad; esto es lo que se conoce como responsabilidad social corporativa (RSC) o responsabilidad social empresarial (RSE). Ahora, con la crisis económica cada vez más intensa, nos preguntamos qué ocurrirá con la RSC de las empresas. ¿Seguirán manteniendo estas actividades?

La RSC o RSE es una aportación económica por parte de las empresas que contribuye a la mejora social, económica y ambiental de la sociedad en la que opera, pero cuyo objetivo principal es aportar un valor añadido a la compañía, es decir, crear una imagen positiva ante su público objetivo para que, directa o indirectamente, consiga aumentar sus beneficios.

Según Muhammad Yunus, los principios básicos de la responsabilidad que todos los negocios deberían cumplir son:

  1. Que el negocio no ponga en peligro la vida de nadie, es decir, realizar productos y servicios seguros a la hora de utilizarlos y que no contaminen el medio ambiente.
  2. Contribuir a que el planeta sea un sitio más seguro de lo que ha sido sin la existencia de dicho negocio: ¡no basta con no contaminar, también ayuda a limpiar!
  3. Que el negocio se esfuerce por apoyar el bienestar de la sociedad a nivel local, nacional y mundial.

Bajo el presente marco económico, cualquier empresa que ante todo busque aumentar sus beneficios, tiende a diseñar primero los objetivos económicos de la misma para después, en el caso de que así lo decida, añadir un elemento de preocupación social a su actividad. De este modo, la línea general de RSC que llevan a cabo la mayoría de empresas hoy en día sirve para mejorar la situación de vida de un amplio grupo de personas, pero sobre todo para mejorar la imagen de la empresa ante los consumidores. De ahí que la RSC de estas empresas suela pertenecer a un departamento independiente (por ejemplo, relaciones institucionales o Marketing) y no esté integrada en la base misma de la compañía, en su filosofía.

Fondo Colabora Ikea III Edición

A pesar de la doble moral que utilizan muchas empresas en el ámbito de la RSC, existen muchas otras que tienen muy presente la RSC e intentan que su actividad sea coherente con sus consideraciones sociales. Evidentemente, la primacía hacia la orientación de aumentar beneficios económicos que tienen ambos tipos de empresas merma la contribución a causas sociales. Sin embargo, es mucho más coherente que la RSC atraviese toda la actividad empresarial que la opción de limitarla a un departamento concreto.

Como hemos señalado, la RSC de una empresa está estrechamente vinculada a la imagen, ya que las actividades sociales que se llevan a cabo crean en las empresas una imagen de buen vecino o buen ciudadano. Esto genera confianza y empatía del cliente hacia la compañía. Pero, ¿es legítimo utilizar acciones sociales para generar buena imagen de la empresa? ¿Qué hay de aquellas que, por ejemplo, mientras llevan a cabo un proyecto social para fomentar un trabajo digno importan productos sin cuidar las condiciones de trabajo de los que los fabrican?

Fondo Colabora Ikea VII Edición

Este puede ser un debate controvertido ya que hay opiniones que argumentan que lo importante es lo que se consigue gracias a dichas actividades sociales; al igual que hay otras que entienden que ambas actuaciones no son compatibles entre sí y que no es una manera legítima de conseguir mejoras sociales.  Sin embardo, si las organizaciones entendieran la RSC como la actividad empresarial responsable, no haría falta entrar en esta discusión. Pero claro, quizás en este caso estaríamos hablando de otro tipo de empresas

Pero, ¿qué pasa ahora que atravesamos por una crisis económica a nivel mundial? Nos encontramos ante un momento crítico para aquellas compañías que han generado y difundido sus actividades de RSC. Probablemente la crisis económica también ha afectado a muchas de estas empresas, pero ésta no debe ser una excusa para no ser coherentes con las actividades sociales que han reforzado durante los años de crecimiento económico. Por tanto, no deberían recortar de manera drástica el presupuesto destinado a acción social, puesto que esto nos podría hacer pensar que se ha actuado de manera oportunista y que la RSC ha sido utilizada únicamente como una estrategia de Marketing.

2 comentarios

Archivado bajo Tercer Sector